ARTÍCULO: ¿Existen Magistrados probos?

Compártelo con tus amigos

La reciente decisión de la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia con ponencia del honorable magistrado Ariel Salazar Ramírez, que revoca la condena proferida en única instancia por la Sala Penal de esa misma corte al aforado Martin Morales, es una decisión ajustada a la normatividad colombiana pero en nuestro país muchas veces para fallar en derecho no solo se necesitan jueces justos e imparciales sino con mucha testosterona, sobre todo es una decisión que enfrenta a colegas de la misma corporación, a colegas que han venido usando su posición dominante para violentar el derecho, para acomodarse a las circunstancias no a la ley, que han sido en sus condenas caprichosos, selectivos, pelean como gato boca arriba el poder elegir en sus salas sus “herederos”, situación que se trasladó a la escogencia de los nueve magistrados de la sala de primera instancia: demoran para elegir, pelean sus cupos, la llegada de sus ahijados, se trenzan en luchas estériles y bizantinas por lograr tener alfiles en la corporación, pero cuando se trata de ser justos invocan sus propias falencias como culpa del pobre investigado.

No había existido quien pusiera un verdadero freno a los desmanes antijurídicos de la Sala Penal de la Corte. Si estos  integrantes de la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia hubiesen sido en su totalidad los anteriores integrantes de esa sala hubiese existido mayor justicia para muchos inocentes que en su momento acudieron ante esta sala “con otros integrantes” quienes ni siquiera miraron la primera hoja de la tutela interpuesta en contra de los prevaricatos de la Sala Penal y solo sentenciaban que la tutela no prosperaba contra sentencias judiciales; si muchas de esas tutelas impetradas hubiesen sido estudiadas por la actual sala, la justicia tuviera mayor credibilidad y los colombianos no tendríamos que pagar en el futuro los altos costos por haber condenado inocentes y en única instancia.

Esperemos que la Sala Laboral acompañe dentro de la norma a sus colegas de la sala civil en la revisión de la tutela STC. CTC12447-2018 Dios quiera y prime la recta aplicación de la justicia.

En algunos sectores entendidos del derecho penal sin desmeritar lo actuado por la Sala Civil manifiestan que debieron compulsar copias por prevaricato a los magistrados de la Sala Penal que desconocieron flagrantemente la constitución de Colombia.

Respondemos a la pregunta que hace el titular de este escrito diciendo que la decisión de la Sala Civil nos da la ilusión que en la justicia colombiana sí hay con quien lograrla.


Compártelo con tus amigos