ARTÍCULO: Entre más medidas, más corrupción.

Compártelo con tus amigos

Lo que muchos dicen es que en Colombia existen las mejores leyes del mundo y que lo que sucede es que no se cumplen y en parte tienen razón. Muchas de ellas apuntan a combatir la corrupción, pero nos damos cuenta de que entre más normas y leyes salen, hay mayor número de corruptos burlándolas. Consideramos que la clave está en los valores que se le inculcan a los niños desde el hogar. Más educación, menos corrupción.

Es contradictorio pero es real, la corrupción crece y entre más aparentemente se le persigue, más corruptos van a la cárcel, se forman ejércitos dispuestos a correr el riesgo.

Este mal endémico en nuestra sociedad ha hecho metástasis en Colombia, siempre dijimos y sostenemos que es cuestión de principios que en el único lugar donde se adquieren es en el hogar, en las primeras recordaciones de los padres, de los abuelos, hace algún tiempo atrás era un escándalo que un niño, un joven, incluso un adulto llegara al hogar de sus padres portando un regalo, inmediatamente los padres se volvían avezados investigadores, buscaban el origen del regalo, quién daba el regalo y en muchos casos lo hacían devolver.

Hoy vemos cómo nuestros jóvenes llegan a sus casas con regalos que deben llamar la atención por sus costos y pareciera que esto fuese tan normal que hasta a veces alegra a los padres.

Así mismo vemos cómo una persona que no ha trabajado aparece en nuestra sociedad con prosperidad y riqueza  deslumbrante. Antes lo importante del vestido era que estuviera limpio no importaba si estuviera zurcido, hoy puede estar lleno de agujeros pero lo importante no es solamente la marca sino que sea costoso.

El hogar es la cuna de los principios y de la ética que sin ningún tipo de discusión es mucho más fuerte y convincente que la ley que prohíbe lo que todos hacen o lo que muchos pagan por hacer, efectivamente la ley y la cárcel no han frenado el desenfreno de la corrupción y entre más medidas toman los gobiernos más leyes se hacen, la corrupción se amplía a más niveles, y es que no tenemos autoridades inmunes contra la corrupción y quienes hacen de la corrupción su negocio lo saben.

Hay unos ejemplos elementales como por ejemplo desde que se inventaron el pico y placa lo que vemos es a nuestras autoridades de policía “cazando”, mientras en la esquina de la misma cuadra el bandido hace de las suyas.

Me he puesto a pensar como será la gramera que portaran las autoridades de policía para combatir la “dosis mínima” afán de nuestro presidente Iván Duque y termino pensando que en manos de corruptos será más sencillo, igual que el vendedor que carga su peso para en cada kilo robarse un cuarto, o sea las grameras cargadas para que la droga pese menos.

En la justicia, quienes presentan denuncias o demanda lo primero que pagan es para que el reparto llegue donde el funcionario que considera el propio para lograr sus fines y cuando no se hace por reparto se busca al amigo o al compadre o al padrino del funcionario judicial, se volvió la justicia tan sucia que en muchos casos aun teniendo la razón
legal si no se paga no se obtiene el fallo justo.

El hogar es la cuna de los principios y de la ética que sin ningún tipo de discusión es mucho más fuerte y convincente que la ley que prohíbe lo que todos hacen o lo que muchos pagan por hacer…

Se combate que los políticos pidan obras para sus regiones hoy le llaman mermelada, las necesidades insatisfechas
de una región no son corruptas, la corrupción la genera “la venta del contrato para el desarrollo de la obra”, pero también se compra a los interventores y a la manda de veedores que llegan, hay obras de comunidades en las que que hasta el cura obtiene dividendos.

No más leyes, más educación, entre más leyes más corrupción, más educación menos corrupción y no olvidemos que fortalecer los principios éticos y morales en los hogares es la fortaleza que el ser humano necesita para no ceder frente a lo insano.

 


Compártelo con tus amigos